viernes, 29 de diciembre de 2017

A Vos... mi Dueña.




¿ Qué poder escribir.
     Para veas, me he acordado
     de esta fecha señalada.

¿ Qué regalo  más valioso
     que los  besos que a diario
     regalamos con amor
     sin mirar el calendario.

¿ Para qué hacer la pregunta
     tantas veces contestada,
     la respuesta que ilumina
     el brillo de tu mirada.

…. Aún así;
Publicaré estos versos.
  Multiplicaré mis labios
      para colmarte de besos,
      y volveré a preguntarte:
¿Me quieres?...
  Una sonrisa grandiosa
       iluminará tu cara.
  Y esa será la respuesta,
       como cada anochecer
       como cada madrugada.

Pero hoy;
   Susurrándote al oído,
       con las caritas pegadas
       y entre mis brazos cogida
       te cantaré mis bondades,
       esperando muchos años
 decirte…
         …. FELICIDADES.





Autor de la Caligrafía: Ferdinandus d.s.






lunes, 25 de diciembre de 2017

Muacksss



Me ofreciste una mirada
 y  respondí con una sonrisa.
Tendí la mano
 y me obsequiaste con un abrazo.
Tras un hasta mañana
 pude sentir un hasta siempre,
y tras el adiós reapareció el hola.
Susurrando un buenas noches
te deseo dulces sueños.
Que la caricia de la amistad
con el nuevo día te traiga un beso.

--- MUACKSSSSSSS……….





domingo, 24 de diciembre de 2017

Magia en Navidad



Llego la época de navidad; como para tanta gente era una sensación de amargura interna, por estar lejos de los suyos, o simplemente no estar.
Otros, (la mayoría por suerte) se encontraban exultantes de alegría y la festejaban por todo lo alto.
Para los más pequeños eran fechas especiales, llenas de ilusión por ver sus regalos y boquiabiertos guardaban cola, para poder saludar a papá Noel, aunque según se iban acercando, les temblaban las piernas, a unos de emoción y a otros por miedo; nuestros tradicionales reyes habían pasado a un segundo plano, quedaba mucho para que llegasen y lo primero es lo primero, querían sus juguetes ya.
Todos los mayores se esforzaban por hacer creer a los niños que toda esa ficción era verdad, pero no sabían que en verdad lo era. Papá Noel, los reyes y demás tradiciones, no, me refiero a la magia de la navidad.
En ella intervienen otros seres de carne y hueso, pero no menos mágicos, os estoy hablando de las BRUJAS; que palabra tan horrenda y que preciosa si la despojamos de esa imagen que de pequeños nos quisieron hacer ver.
Ellas son amigas, hermanas, hijas, esposas, madres y abuelas cuando llegan a su plenitud; sí entonces es el momento en que tienen un poder especial, el de amar a sus nietos y nietas, como nunca jamás, pudieron amar, con su barita solo pretenden arrancar una mueca de sonrisa de esa personita que lo es todo.
¡Ah! Os pensareis que me estoy refiriendo a las hadas. No, las hadas no existen, nos las han querido vender como las brujas buenas, pero es que las malas jamás existieron. Y pensareis, que sí, que hay malvadas, pero esas se llamarán de otra manera, las brujas son cariñosas, amables, tiernas; con su corazoncito lleno de temores y su mente preocupada por cosas que no saben cómo resolver.
Pues bien, una de ellas quiso saber hasta dónde llegaba su magia e intento arreglar el mundo y fracasó. Intento encauzar su país y volvió a fracasar. Se preocupó por su pueblo y no consiguió nada. Puso los límites en su familia y salió decepcionada.
Cuando se iba a dar por vencida se miró a sí misma y se propuso ser feliz ya que los demás parecían no querer serlo. A los pocos días, vio como su entorno se volvía a reír con ella, su pueblo ya no la veía como una amenaza, lucho por que en su país hubiera una esperanza y llevó por todo el mundo un mensaje de ilusión.
Este camino tardó en recorrerlo un año y volvió a llegar la navidad.
Y el día veinticuatro por la noche, sentada antes de dormir junto a una mesa con un polvorón y una copita de anís, entendió que su hechizo había dado resultado, porque la magia de la navidad, existe dentro de cada una de las brujas.
BRUJAS: abuelas, madres, esposas, hijas, hermanas y amigas…….
FELIZ NAVIDAD.


sábado, 23 de diciembre de 2017

Deseo



                 Junto a una tarta sin velas (serían demasiadas) a la hora de comer, soplé un encendedor para pedir un deseo.
 Algo yo creía sencillo de realizar. Un sueño, tan solo eso, un sueño.

         Durante la tarde, vino a mi cabeza ese pensamiento varias veces, sí, incluso me llegué  a sentir ilusionado por algo tan simple como grandioso.    También pasó por mi mente, cuál sería mi reacción ante la situación.
     ¿Me sentiría reconfortado o renegaría más de todo? No me importaba, pues un deseo solo tiene un simple fin: conseguirlo, sin reparar en lo que venga después.

Esa noche a la hora de dormir, no me tomé la pastilla.
        Quería estar con mis sentidos expectantes a la que pudiera ocurrir. Sentir ese fragmento de tiempo como nunca había sentido y guardarlo íntegramente en mí ser.

Yo, que me duermo en el filo de un cuchillo, no era capaz de conciliar el sueño.  Puse los brazos sobre mi pecho e intenté de nuevo flotar y deslizarme hasta la habitación de al lado, pero fue imposible  ¿porqué no acurre cuando yo quiero? De todas formas me consolé pensando…
-         Hace tanto tiempo, que olvidé como –

        Cerré los ojos para dejarme llevar, quería dormirme y provocar mi ilusión.   Imaginé esa silueta alta y delgada allí, frente a mí  –aunque fuese inmóvil- mis ojos llenaron de esperanza y noté como las lágrimas en su luminosa y fría transparencia se deslizaban progresivamente hasta posarse en mi almohada.

¿Por qué era incapaz? La “llamémoslo FE”  me hizo abrir los parpados, esperando recibir el regalo tan deseado.  No, no estaba allí. La tristeza me hizo volver a la realidad.  
      Mi primer pensamiento fue:  Esta vida es una mierda, pero ni eso, al menos la mierda huele.

      La verdad es que es algo a lo que hace tiempo no le tengo ningún aprecio.    Debo aferrarme a ella por mis padres y mis tres amores  – yo me entiendo-

     Ante la imposibilidad de dormir – tal vez por no haber tomado las pastillas-  me baje al sofá.  
       Allí me tapé con la mantita con la que siempre cubro las piernas de una de mis princesas y las mías cuando nos ponemos frente al ordenador para escuchar radio cada noche y juntos escribimos lo que se nos viene a la mente.

        Aburrido me levanté de nuevo. Pensé en ponerme a escribir, ¿para qué? Así que me fui a la cocina a fumarme un cigarro con el pretexto de calmar mi ansiedad y luego  me volví a acomodar bajo esa suave manta.

         Por fin,  con las primeras luces del día entrando por las rendijas de la persiana, sin ilusión ninguna, me quedé dormido    ¿He soñado?   Sí, los sueños de siempre, esos sueños que es mejor ni tener, esos que a diario intento evitar medicándome, esos que me hacen retornar a los problemas cotidianos y no me permiten rodearme de fantasía apetecible para el alma y el descanso.

     Lo que podía haber sido la noche de cumpleaños más idílica, se ha convertido en una pesadilla más.    Intenté elevarme a las alturas y de un pescozón, me pusieron de nuevo pies en tierra. Iluso de mí, al creer que los deseos se cumplen y que me podía permitir el lujo de pedir algo, sin ofrecer nada a cambio.   Pero soy así, siempre intento no prometer, lo que aunque pueda cumplir, sé que no voy a realizar por propia convicción.

Pues sí, llegan ya las navidades y después el año nuevo, muchos al igual que yo, mostrarán su careta de madera e intentarán que en su alrededor reine la felicidad.   Nadie tiene la culpa de sus frustraciones, todos tienen derecho a un abrazo, con el que siempre trasmitirá lo mejor, lo poquito decente que queda en su interior.

Siempre se dijo, que para que un deseo se cumpla, no se puede desvelar. Lo guardaré para mí y cada noche esperaré. Quizás algún día, pueda convertirse en una realidad.  Bueno ¿realidad? No, simplemente en un ilusionante sueño.

Ironías de la Vida, les desea:
FELIZ NAVIDAD









martes, 19 de diciembre de 2017

Pequeñaja



Cuando uno intenta decir,
pero no quiere.
Cuando uno quiere estar cerca,
 pero no puede.
Cuando se quiere expresar
lo que uno siente,
y le da miedo besar tan dulcemente,
que las noches sin luna
lloran su suerte.

Cuando el amor es tan noble,
que roza lo angelical.
Cuando el abrazo es sincero,
y el valor de la amistad,
no se paga con moneda,
solo palabras en versos
con un blanco celestial.

Así te quiero escribir
en este día señalado.
Sin saber bien que decir
para no llevar a engaño
a quien lea mi regalo
por ser hoy tu cumpleaños.

Creo que lo he dicho todo.
Mi poeta pequeñaja,
te mando un beso muy grande.
Creo que se me ha entendido.
Ojo con lo que otros piensen,
 que las brevas no son higos.

FELICIDADES......




sábado, 16 de diciembre de 2017

Homesickness






Acostada está la luna
sobre una almohada de nubes,
jugando están las estrellas
al escondite tras ellas,
y mi niña está cantando
sobre alfombra de piano,
mientras yo cierro los ojos
y le acaricio la mano.

Las olas del mar y el viento
en la orilla de la playa,
abrazan las caracolas
que susurran melodías,
notas en tono menor
soñando melancolías,
que antes de salir el sol,
lanzarán un beso al aire
para convertirlo en día.

En las montañas nevadas,
una linda florecilla
despertará bostezando,
con el agua trasparente
que de nuevo inunda el valle,
volverá a lavar sus manos,
aquel que en tiempos lejanos
acompañaba a su niña,
siempre… sentado al piano.








lunes, 11 de diciembre de 2017

Tarjeta 39





sábado, 2 de diciembre de 2017

RSV.03

para el evento del 3er Aniversario del Himno Universal de los Poetas


Simplemente --- GRACIAS ----

Suenan las notas del himno
Por todos reconocido.

El que a todos representa
sin aplicar distinciones,
poetas del universo
nacidos en mil naciones.


Poetas que se brindaron
a unos versos regalar,
para crear las estrofas
que ahora podemos cantar.
Compositor de paciencia
que compases hilvanando,
fue dando forma a un sentir
que a fuego se ha ido grabando.


Brillo sobre los tejados
en una noche tan fría,
que el reflejo de la luna
se convierte en ambrosía.
Gorgoteos de pajarillos
al amanecer el día,
pespiertan luz y dulzura
cantando sus melodías.

 Canta, poeta canta.
Deja tus sueños volar,
que el himno de los poetas
convertirá en realidad.






martes, 28 de noviembre de 2017

Aún nos toca esperar





Quise llamar a tu puerta,
pero escondí mis nudillos.
Abrí la mano de nuevo
y la metí en el bolsillo.
Sé que estabas deseosa
del sonar de mi llamada,
pues te vi, como observabas,
detrás de los ventanales
esperando mi llegada.

Tengo demasiadas cosas
todavía por hacer.
Has de esperar unos años
y te podré  complacer.

Alcanzar, el millón de besos
de buenas noches.
Repartir los abrazos,
que nunca se dieron.
Dibujar mi silueta
en cada espejo.
Observar la caricia,
del vuelo de un ángel.
Depositar una melodía
en la línea del horizonte.
Impregnar de amor
las paredes del universo.
Aprender a ver los sonidos
con las yemas de mis dedos.

Entonces podrás llamarme
con tu canto de sirenas.
Y radiante, llena de luz,
como novia engalanada,
del brazo podrás cogerme,
he iremos paseando,
donde los amantes duermen.

Cuantas veces has soñado
con tenerme entre tus brazos.
Las mismas que yo he pensado
en dormir en tu regazo.
Solo una vez nos besamos,
y nos dijimos adiós,
en ese sueño profundo
que siempre recordaremos.
Esperando pase el tiempo
 y al final, nos encontremos.


Imagen de la red






domingo, 26 de noviembre de 2017

Virutas


Tú, que en madera tallaste
las formas más delicadas.
A ese que ha escogido Dios,
para esculpir a los ángeles
sus blancas y largas alas.
Para dar brillo a la cruz
de espejos engalanada,
donde se refleja el rostro
del Cristo de la lanzada.

¿Por qué te ha escogido a ti?

Tantos caminos andados
laberinto de la vida,
que después de tantas vueltas
solo tiene una salida.
Regando están las maderas
torrentes de agua caída,
y de un tronco con la gubia
se extrae un alma partida.

A las alturas ¡Arriba!
Aquí queda el desconsuelo.
El doblar de las campanas
te acompañan en el duelo.
Una rosa y un clavel
en empapado pañuelo,
quedarán junto a mi pecho
poniendo rodilla en suelo
y la mirada en el cielo.

                        
Montada por Javi  Ruiz Sánchez


sábado, 18 de noviembre de 2017

América Santiago

De QUELLY, para ABU.
Y ahora… En estos momentos.
He de sacar la maleta,
la chistera y la barita,
ponerme la pajarita
y hacer que en conejo blanco
aparezca de la nada.
Luego un ramito de flores
para mi querida amiga,
que desde un punto lejano
al otro lado del mar,
nos brinda su compañía
con poemas y canciones ,
en su programa radial
cargadito de ilusiones.
Mi mano acariciará
tu mejilla suavemente.
Con las pestañas, un beso,
dejaré en tu linda frente.
Mi sonrisa sonará,
como caricia en su almohada.
La mirada será el alba,
de una nueva madrugada.
Y así pasaran los días.
Y te esperaré al ocaso
sentada bajo la luna
para contemplar tu voz.
Esperando tu saludo
antes de irme a la cama
y te enviaré un susurro
diciéndote…
… hasta mañana.
F E L I Z C U M P L E A Ñ O S
Fdo…………….. Raquel.


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Suspiros



En la cumbre de tus sienes,
quedó el tiempo suspendido,
entre los dedos se escapan,
hojas de un árbol caído.

En la mirada perdida,
se vislumbra el horizonte.
Las huellas hechas en nieve,
una nueva primavera
Las borrará para siempre.

Y nacerán con más fuerza
flores de vivos colores
saliendo de un corazón,
grande como el universo
y más brillante que el sol.




Adivina




---- Adivina, adivinanza; ---


…Rayos de luz sobre el mar
llenándonos de alegría,
que nacen del horizonte
empezando un nuevo día.

…Envoltorio corporal
con apariencia divina,
que protege contra el mal
cuando un ángel ilumina.

…Dulces sueños. Luna llena.
.…..De la tierra colombiana
encantadora princesa,
con rostro de muñequita
que el corazón embelesa.


..Por eso se llama Aura.
…….Magnificencia divina.
¿Aún no habéis adivinado?
…..!Pues la hija de cristina!.

El día de tu cumpleaños
queremos felicitarte,
y como se hace en España
de las orejas tirarte.

F E L I C I D A D E S;
Aura Cristina Millán






Miradas




  Me miraste… Te miré.
      Lloraste…  Lloré.
  Me cobijaste en tu manto
y yo nunca te olvidé.

 Solo te pido un abrazo.
    No me prometas la gloria.
 Tan solo permíteme,
el guardarte en mi memoria.

   En mis sueños estarás
de noche junto a mi almohada,
y te brindaré mis días
cada nueva madrugada.


    Miré…  Miraste.
 Lloré…    y lloraste.
   Nunca te olvidaré…
…Pues Tú.  Nunca me olvidaste.






domingo, 12 de noviembre de 2017

Hace muchos años




    Me he quedado en la soledad del silencio.  Tan solo me acompaña la sonrisa picara de mi acompañante de relatar historietas.  Ella la que con sus gestos aprueba o desaprueba esa nueva frase, que ni siquiera alcanza a leer.

Pues bien;
                 Hace muchos, muchos años.       Cuando en una minúscula poza del río Huecar, situada debajo del puente San Pablo, los niños aún podían bañarse entre renacuajos y algún que otro reptil sin patas, aconteció un suceso que a todos quedo boquiabiertos.

              Un grupo de chicos mayores (muy atrevidos) saltaban la valla del puente y se disponían a bajar  por la columna central agarrándose a los hierros que se entrecruzan entre sí a modo de aspa.
  
        Los niños salieron corriendo del agua: unos para distanciarse y así poder ver mejor la heroicidad desde más lejos.     Otros por miedo a que alguno les cállese encima y el resto por el impulso irracional de hacer lo que los demás hacían.
    Desde allí, sentados en  las piedras que daban forma a la fuente del Porlan.   Observaban la hazaña llenos de asombro y pensando en que cuando crecieran un poco más, ellos también lo harían.

   A medio camino tres de ellos volvieron a subir, con el miedo entre los pantalones, agarrándose fuertemente a la estructura y sin mirar hacia abajo.    Cada tramo que recorrían, duraba una eternidad, sin duda, por temor a que un resbalón, diese con sus huesos contra el suelo.

            Tan solo uno de aquellos intrépidos mozalbetes continuaba empeñado en conseguir su objetivo.
           Por fin llegó a la base de piedra.
     Aún quedaban unos metros para llegar a la orilla del riachuelo.
           Aquella última parte no tenía ningún sitio donde agarrarse.     ¿Cómo salir de aquel atolladero, sin tener que deshacer de nuevo todo lo conseguido?

      Se lanzaría de pies a la poza y aunque esta no fuera muy profunda, flexionaría las rodillas al contactar con el fondo, para amortiguar el golpe.

         Los niños averiguaron sus intenciones y corrieron con todas sus ganas.
            -(Aquello había que verlo de cerca)

    El mozo de pie, erguido, con la espalada apoyada en los hierros y con su brazo izquierdo sujetándose con fuerza,  alzó la mirada al cielo.     Con su mano derecha se santiguo tres veces y cerrando los ojos… se impulsó para no caer en la tierra.

    Los amigos desde lo alto gritaron.- ¡NOOOO!!!

            Asombrosamente, los niños pudieron ver como el agua del riachuelo se desplazaba corriente arriba, haciendo subir el nivel de la poza. Aquellos renacuajos parecían tejer una red tupida en la superficie y de entre ellos una culebrilla alada, ascendía y lo circundaba por debajo de los brazos, haciendo su caída se ralentizase, hasta el punto que parecía estar flotando en el aire.

     El muchacho, quedó tumbado en el agua que volvió a seguir su curso natural. Los renacuajos asustados se dispersaron, escondiéndose entre en verdín y  hierbas de las orillas y los niños a su lado, perplejos agacharon la cabeza en señal de luto.

       Él después de un instante se puso de pie, miró de nuevo al cielo y gritó: ¡CONSEGUIDO! 
           - La chiquillería se puso a aplaudir -
    Luego el medio hombre, bajó la mirada y susurró…  Nunca más.







sábado, 11 de noviembre de 2017

En aquel pupitre






  Lo único interesante en aquella clase
se encontraba de pie,
explicando a Kelvin
y el teorema de los fluidos.


 En aquella silla Sentado,
 emulaba en sueños
 los dulces momentos
 inexistentes en su existencia.


Las uñas adornadas
con florecillas violetas
acariciaban sus labios.

Pestañas curvadas
cubiertas de rímel
se deslizaban por su mejilla.

El cálido aliento,
 se dejaba sentir sobre su piel.

Aquello que escondía bajo la blusa
se oprimía contra su pecho,
al ser rodeado por sus brazos.

Y de entre sus labios,
brotaba la humedad
de un beso.



Siguió hablando
mientras recorría el pasillo
entre los pupitres .
Al ver sus ojos cerrados,
los dedos de la sinrazón
jugaron con su  pelo.

Jamás un sueño,
 tuvo mejor despertar.