lunes, 31 de mayo de 2010

Alzhéimer

      La monotonía y periodicidad de los quehaceres diarios, se habían convertido en su única referencia en aquel lugar placido, en que vivía en compañía de otras personas ajenas a su entorno familiar. Gente uniformada, cuyos rostros a veces, querían resultarle reconocibles, gente agradable a su mirada, gestos, frases y sonrisas difusas, y otros muchos, repartidos por el patio, en las sombras, como objetos sin movimiento, sin rostro, sin mirada, sin vida aparente.
    Todas las mañanas, una vez aseado y vestido, paseaba por la alfombra de color verde oscuro, la que observaba con cuidado, para no pisar esas manchitas de colores que salían de ella, dando al aire un aroma fresco y dulzón. A veces se agachaba para coger una entre sus dedos y apretarla, para después untarse el liquidillo que salía en su labio superior, cerca de los orificios de la nariz.
    Su andar era pausado, bien agarrado a los mangos de un artilugio metálico donde se apoyaba para descansar y alzar la mirada hacia la parte superior de una puerta de cristales, donde se encontraba la única referencia que le servía para saber cuando se aproximaba la hora en la que entrar al interior del edificio. Había un cuadro con dos palitos, cuando se encontraban los dos apuntando al cielo, una melodía que le recordaba algo de su infancia, lo llenaba todo, era el momento de entrar junto con todos, para sentarse en la mesa que hay junto a la ventana, donde siempre le ponían un plato de comida, no sin antes cubrirlo con un trapo grande, blanco y suave.
    Cuando terminaba de comer, esperaba la siguiente señal, casi siempre todo estaba en silencio, y mientras esperaba, erguido en la silla, cerraba los ojos y se echaba un sueñecito, entrecortado por el ruido estridente de las bandejas de metal.
    Una señorita, se acercaba, le limpiaba la comisura de los labios, y al retirarle el babero, le sonreía y daba un beso en la mejilla, ya podía salir de nuevo, ahora para sentarse en un banco junto a la pared donde daba la sombra.
    Allí miraba el cielo, le gustaba ver las líneas que dejaban los objetos brillantes que lo cruzaban, al tiempo que se iban escondiendo entra las formas tan diversas que se creaban y desplazaban por él, empujadas por el viento.
    Inclinaba la cabeza para mover los pies con cuidado, no debía pisar aquellos animalitos negros que andaban a su alrededor, a los que tanto agradecía que se subiesen por sus pies desnudos, tan solo cubiertos por unas sandalias, y que le hacían sentir un cosquilleo agradable.
    Algunos días, se acercaba alguien, se sentaba a su lado y le hacía caricias, el no entendía que quería decirle, para responder a su afecto, se limitaba a asentir con la cabeza, a lo que esa persona se mostraba agradecida y él, con una mueca, correspondía su gratitud.
    Cuando volvía a sonar la música, siempre miraba los palitos, pero era difícil determinar su posición, cada uno miraba a un sitio, y nunca podía recordar en cual estaban el día anterior. Otra vez la misma operación: La mesa junto a la ventana, el trapo blanco, el plato de comida, las bandejas, el beso. Pero ahora, necesitaba más ayuda, había que subir la escalera, entrar en la habitación, desnudarse, echarse en la cama e intentar como todas las noches, recordar algo antes de dormir, algo que pudiese servirle como otra referencia para el día siguiente, algo que mañana al despertar ya no estará en su mente.
    Allí seguiría él, su alfombra, sus cositas de colores, su cuadro y palitos sobre la puerta, su silla, su mesa, su ventana y su plato, su banco, el cielo y sus animalitos. Muchos días estará el beso, y unos pocos la persona sentada junto a él; Pero sus recuerdos se fueron, le abandonaron hace tiempo y no tienen ganas de regresar.

     Se acostumbró a vivir con sus recuerdos, circunstancias, trabajo, familia, amigos. Todos se fueron, ahora, tan solo él, vive, también se le marchó la razón, la razón de su existencia, la razón, y ¿qué es la razón? Ya no se acuerda.

viernes, 28 de mayo de 2010

Mundos parelelos

       La temperatura era excelente, las verdes hojas de los arboles proporcionaban una sombra apetecible sobre los bancos, hasta ellos llegaba la música de una banda, que desde el templete situado en el centro del parque, interpretaba obras de concierto, mientras sus notas se distraían con la algarabía que formaban los niños en los columpios.
   Las madres, pasaban la tarde formando pequeños grupos, controlando a sus cochorros, al tiempo que recurrían a temas clásicos para hacerla más amena.
   Los abuelos, apoyando sus manos sobre un bastón, y casi siempre de dos en dos, contaban sus historias repetidas, mientras su mirada se perdía tras la silueta de alguna moza que pasaba por delante.
   Las parejas de novios, aprovechaban para cogerse las manos, y darse algún beso que otro, soñando con un futuro feliz en su relación, y observando con ternura lo que hacían aquellos pequeñajos, que algún día serian los suyos.
   Allá, al fondo, en la zona más fresquita, una pareja de ancianos, callados, dejando pasar la vida, con la mirada fija en ningún sitio y el pensamiento quien sabe donde.
    De repente un ruido seco, como el de un petardo, enmudeció el parque, luego un grito de auxilio y toda la gente comenzó a correr de un lado a otro; Las madres gritaban el nombre de sus hijos, los músicos salieron despavoridos, dejando sus instrumentos en el suelo, una voz gritó: .- pedid ayuda. Otra.- que no escape.
   A los pocos instantes, una ambulancia y un par de coches de la policía, cruzaban a toda prisa la explanada central; Al fondo junto a un árbol, un señor gritaba repetidamente.- No te acerques más. Al momento, otro ruido seco y el hombre del árbol, caía derrumbado en el suelo; Otra ambulancia, más policía, un rato de ajetreo y después la soledad invadía el recinto.
   Solo quedaban allí sentados, la pareja de ancianos, con su mirada y pensamiento en el mismo lugar. Los aspersores comenzaron a funcionar, y al percibir el olor a tierra mojada, se levantaron, y muy despacio, cogidos del brazo, se marcharon.

    A la mañana siguiente, en el comedor de su casa:
     .- Juan, mira, mira, que salimos en la tele.
 Según la noticia:    En la tarde de ayer un hombre le había quitado la vida a su compañera en el centro de la ciudad,  después ante la presión policial y ante la mirada de los testigos, se habría suicidado con el mismo arma.
    .- Ves Juan, con esa manía que te ha entrado de ir todas las tardes al parque a sentarnos, para una cosa que pasa aquí, nos la hemos perdido.   A partir de ahora todas las tardes a pasear.

jueves, 27 de mayo de 2010

Aniversario 2/2- ELLA

La otra cara


           El y yo, éramos dos seres distintos y opuestos, tan solo nos unía que siempre estábamos solos y la barra de un bar, incluso en esa circunstancia, nos situábamos habitualmente uno en cada extremo.
   Diariamente me observaba, refugiándose tras las páginas de un periódico, el que solo ojeaba, e inclinaba de vez en cuando su tronco, para esquivar la columna de escayola, que servía como adorno del local, y se interponía entra yo y su mirada.
   Yo siempre llegaba unos minutos antes que él, pero ese día cuando llegué, ya estaba sentado, pero no en su sitio, si no justo al lado del que yo ocupaba. Así paso un tiempo, el con su periódico. Alguna vez me dirigía una frase, a lo que yo solo contestaba: si, bueno, sin darle mucha importancia.
   Poco a poco sus frases y mis respuestas fueros haciéndose menos breves, hasta conseguir con fluidez hablar de diversos temas en nuestras conversaciones.
   Sin saber por qué, una tarde me invitó a ir a ver una iglesia, que tenía una leyenda extraña, no sé, accedí, no sin pensar: bueno otro que me quiere llevar a la cama.
   Mientras mirábamos las imágenes que se encontraban en el interior, note como me cogía la mano y junto a la suya la metía en el bolsillo de su abrigo, sentí su fuerza y dulzura al mismo tiempo, algo diferente a cualquier sensación anterior de mi vida.
   A partir de ahí, las tardes que teníamos tiempo, salíamos a dar paseos, a conocer esa ciudad que era extraña para los dos, y mi mano se hizo inquilina de su bolsillo.
   Me encontraba muy a gusto y tranquila a su lado, llegando a estar de mal genio, cuando el paseo no podía realizarse, debido a nuestras ocupaciones; Hablamos de trabajo, familia, inquietudes, proyectos, y sobre todo de lo maravillosos que eran esos momentos que compartíamos.
   Sentados en un banco del parque, me propuso irnos a vivir juntos, con el pretexto de ahorrarnos el alquiler de un piso y todos los gastos que ello conlleva, a mi me dio una gran alegría, pero antes de decir que sí, le volví a repetir que mi amor no tenía nada que ver con la cama, pues en su piso tan solo había una habitación.
   Estuvimos un año compartiendo todo, él, de vez en cuando dejaba caer alguna frase como: podías dejar tu trabajo, yo gano bastante para los dos, me fastidia que vuelvas tan tarde. Pero yo hacía como que no las oía, él sabía que no lo pensaba hacer.
   La tarde de nuestro aniversario, me dijo que tenía que hacer algo en la oficina, yo llamé al club y les dije que no podía ir, y me quedé en casa preparando una cena, algo diferente, y adornando la mesa para cuando el llegase darle una sorpresa.
    Entró en casa y sonrió al verme allí, se acercó, y me mostró una botella de champan que había ido a comprar a una tienda especializada al otro extremo de la ciudad, me agrado muchísimo que se hubiese acordado de esa fecha.
   Durante la cena el me pidió que esa noche lo hiciéramos, y después de una leve discusión por mi negativa, decidimos seguir con la velada en armonía, pero yo no podía dejar de darle vueltas, me sentía culpable, de que esa historia pudiese fracasar por una cabezonería mía, y buscando una razón para no intentarlo.
   Nos fuimos al dormitorio, nos acostamos y abrazamos como cada noche, en ese momento le pedí que lo hiciéramos, esperando sentir con él, algo distinto a lo habitual, (es decir nada) sentir algo parecido a la sensación que recorría mi cuerpo cada vez que cogía mi mano para meterla en su bolsillo; pero no fue así, me tuve que limitar a fingir, como con cualquier cliente cada vez en mi trabajo.
   Luego se quedó dormido, desnudo entre mis brazos;  No me podía dormir, así que me levanté para darme una ducha.
   Mientras esperaba a que el agua saliese caliente, fui recogiendo la cocina, entré en la habitación, lo miré y pensé que solo tenía dos caminos para aquella situación, o contarle la verdad, o seguir fingiendo siempre. Lo volví a mirar, cogí la maleta que estaba bajo la cama, metí mi ropa y sin darle tan siquiera un beso de despedida, me marché.
   Cuando volví a recobrar la noción del tiempo, estaba amaneciendo, sentada en un autobús que se dirigía a otra ciudad, pensé que me había apresurado a la hora de coger el camino del medio, pero ya no iba a dar marcha atrás.

    Qué pena, el me regaló el amor más grande y precioso que nadie puede desear, y yo no fui capaz de darle ni un instante de sinceridad, en la que debía de haber sido nuestra primera y eterna gran noche.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Tragicomedia

         Nos remontamos a principios del año pasado, estábamos ya inmersos en una profunda crisis económica, era debida a que los ciudadanos de a pie, nos habíamos endeudado demasiado en nuestros hogares, y para corregirla, tenían que cortar el grifo de los créditos a empresas, y reducir al máximo las tarjetas de crédito a particulares.
   Nosotros seguimos pagando nuestras deudas, pero para ayudar a las pobrecitas entidades bancarias, por el riesgo de morosidad, se pone un dinero a bajo (muy bajo) interés, y así sus directivos pueden seguir repartiendo beneficios, al mismo tiempo que los pequeños empresarios, buscan las formulas para encontrar avales astronómicos para sus inversiones o simplemente mantenerse a flote.
   A todo esto, mientras el paro se desboca, en los jardines de la Moncloa empiezan a imaginarse “los brotes verdes” (sería la primavera).
   Cuando el desagüe, ya no traga tanta mierda, y el agua nos llega al cuello, empiezan los recortes sociales, bajada de sueldos de funcionarios y austeridad en los presupuestos, se presenta como la panacea universal para el déficit de las administraciones.
   Tampoco es que se pongan muy de acuerdo, ahora sí, ahora no, dependiendo del día, y de a quien le toque dar lo rueda de prensa.
   Ahora nos cuentan que van a quitar consejeros, personal de libre designación, asesores, acompañantes, e incluso algún ministerio. Eso sí, que no nos preocupemos porque es gente no necesaria, y que todo va a seguir funcionando igual.
   O sea, que durante treinta años de democracia, hemos estado manteniendo a un montón de gentuza puesta a dedo, con unos sueldos impresionantes, para que los presupuestos cuadraran y no se viese superávit, así, no podíamos exigir que hicieran más inversión en cosas que nos atañan directamente, como educación, sanidad, pensiones, infraestructuras.
   Ya podemos entender, porque algún ministro, incluso el presidente del gobierno, cada día diga una cosa, dependiendo de quien le escriba el discurso, tienen unos cuantos y ninguno tiene porque conocerlos ni saber que tienen que decir, simplemente se elige un folio, el que resulta más bonito, da igual lo que ponga o el más corto, no se vayan a cansar de leer.
   Señores y señoras de este país, por lo que yo entiendo, (para lo cual no hace falta muchas luces) nos llevan tomando el pelo treinta años, todos los políticos, sean del partido que sean, con ámbito nacional, autonómico o provincial, sin hablar de las diputaciones, que todos sabemos dónde están pero ninguno para que sirven, ya que sus competencias están duplicadas, y el 80% del presupuesto se va en personal.
    Esto es como un “condón” hundido en el fondo del mar, lleno de políticos, banqueros, constructores y todo tipo de calaña de alto stand, bien arropados y unidos por la tela opaca de la corrupción, a alguien (muy gracioso), un día se le ocurrió pincharlo, y cada vez el agujero se va haciendo más grande, por lo que la primera burbuja que salió a flote, fue la más pequeña, aunque se le diera mucha importancia,(burbuja inmobiliaria), luego, la de la banca, después la de las administraciones públicas; A ver si puede ser que algún tipo "inteligente" (aunque sea malo, malísimo) pone un parche, pues lo próximo que salga, mejor no saberlo, pues será el colmo, y al paso que va la burra, lo más probable es que de tanto darnos por culo con un preservativo defectuoso, algunos encima quedemos embarados; Razón inexcusable para que alguien, salga además diciéndonos:  Los caminos son largos y pedregosos hasta el reino de dios. --ja.ja.ja.
                Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy.

martes, 25 de mayo de 2010

Aniversario 1/2- ÉL

       La conoció en un bar de barrio, todas las tardes después de comer la veía sentada sola en la barra, calentándose las manos, rodeando con ellas el vaso del café con leche, con la mirada puesta en ningún sitio, al mismo tiempo de ser observada por todo aquel que entraba o salía, debido a su melena rubia, sus rasgos de Europa del este, y lo bien vestida y maquillada, que siempre iba.
   Por costumbre, y sin mediar palabra, se fue fijando en sus gustos; Cada día le ponían un sobrecito de sacarina, al lado del azúcar, y combinaba mitad y mitad; Le daba vueltas con la mano derecha, pero curiosamente, después de cada sorbo, lo volvía a remover, pero ahora con la izquierda, sujetando siempre el vaso, como si estuviese pegado a su mano; Incluso cuando se encendía un cigarrillo, su mano derecha no se apartaba, como si tuviera miedo a que alguien se lo arrebatase.
   Pasado un tiempo, y después de sentarse junto a ella, varios días, se decidió a entablar una conversación, la típica: otra tarde a tomar café, parece que llueve, ya tenemos el invierno encima. Empezaron a conocer, de donde eran, las circunstancias que los había llevado a esa ciudad, a que se dedicaba cada uno, donde vivían, hasta que una tarde quedaron para salir a dar una vuelta, y conocer juntos un monumento cercano, a partir de ese día, su relación se fue haciendo más estrecha, y a los pocos meses comenzaron a compartir gastos, cocina y habitación, sus horarios no eran los mismos, pero su amor se seguía abriendo paso entre las dificultades.
   Cuando se cumplió un año de aquel día, cenaron en casa, y hablaron de lo que inevitablemente faltaba entre los dos.

.-Sabes que yo estoy enamorado de ti desde el primer día que vinimos aquí, pero ¿y tú?

.- Ya lo hemos hablado, y sabes que te quiero más que a nada en este mundo.

.- Me dijiste que tenía que esperar, pero creo que no pasaría nada por que esta noche al acostarnos hiciésemos el amor.

.- Cariño, pero si eso es lo que hacemos todos los momentos y todos los días que estamos juntos.

.- Bueno pues llámalo sexo.

.- Eso te lo expliqué el primer día que nos vinimos aquí, entiende, que el sexo en mi modo de vida, de donde saco el dinero que me permite vivir, y que viva mi familia, tú tienes tu trabajo y lo respeto, tú no lo traes a casa y yo tampoco.

.- Pero ya te he dicho infinidad de veces, que con lo que yo gano podríamos vivir, y mandar dinero a tu familia, que no me importa, si es la tuya también es la mía.

.- y ¿si yo te propusiese que dejaras el trabajo?, yo también gano suficiente, tu solo tendrías que darme tu amor, y además no me importaría si tuvieses que pagar a alguna compañera para desahogarte sexualmente, si es que lo creyeses conveniente.

.- Ya estamos diciendo tonterías, yo no soy ningún chulo

.- Ni yo ninguna mantenida.

.- Mejor dejemos la conversación y disfrutemos de nuestra cena de aniversario

.- Gracias cariño.

    Cenaron tranquilos, se sentaron en el sofá, y acabaron la botella de champan francés que habían comprado para esa maravillosa ocasión.
   Fueron a la habitación, y ella en voz baja le susurró: amor mío, quiero practicar sexo con tigo.
          A la mañana siguiente, él, se levantó, fue a la cocina y mientras preparaba el desayuno, oía con calma el correr del agua de la ducha.

.- Cariño ¿qué quieres desayunar?

        Pero nadie contestó. Se acercó hasta el baño para ver que el agua golpeaba sola contra la mampara; Fue a la habitación y vio que faltaba la ropa y la maleta; ella se había marchado.
           Se dijo con rabia: Se que jamás la olvidaré, por una noche de sexo, me cobró un año de amor.

domingo, 23 de mayo de 2010

Accesos gratuitos

       Hay Señor, Señor. Ya me extrañaba a mí, que todo fuera “gratis”.     Te prestan una página, para que subas los temas que desees “gratis”, pero ¿qué te hace falta? un reproductor, aquí lo ponemos a tu disposición totalmente “gratis”, ¿qué más necesitas? control de volumen, panorámico, contador de tiempo, sin problemas tiene de todo, o sea todo un chollo.
   Pues bien, mañana salgo de viaje, he entrado en el blog para releer algo de lo que escribí hace tiempo, y he decidido que mientras leía me iría bien escuchar un tema de los míos.
   Relajado, sentado cómodamente, preparado para unos minutos entrañables con migo mismo, y en el momento justo, pulso play, y empiezo a alucinar, lo que oigo no es mi tema, es un anuncio de venta de entradas y de chocolatinas, de cuya marca prefiero no acordarme. 
   Antes había notado algo diferente en el formato del reproductor, pero no le había dado importancia, así que a partir de ahora me imagino que cada vez que quiera escuchar un tema me tendré que tragar una cuña publicitaria de 10s. De todas formas considero que están en su derecho, ya que cuando acepté las condiciones de uso, ni siquiera las leí, y si las hubiera leído habría aceptado, si ellos ganan algo, para algo se lo han currado, lo siento por vosotros, pero si queréis, no escuchar nada que no sea el tema, debéis ir a la pág., del reproductor y buscar su título, allí están estas y muchas más de otros muchos.

jueves, 20 de mayo de 2010

Nuevas tecnologías

       Aquí estoy de nuevo escribiendo algo, frente al ordenador.
    Hay que ver, que zotes llegamos a ser, a la hora de integrarnos en el presente que nos toca vivir.
   Cosas que parecen tan sencillas, nos hacer estrujarnos la mente, dando vueltas y más vueltas por los foros para encontrar una explicación de donde poner el ratón antes de hacer clic, para conseguir el resultado que deseamos.
   Después de pedir ayuda, a conocidos y anónimos, conseguí entender lo que teóricamente había que hacer para poner a vuestra disposición los temas del álbum (seres queridos) que espero os gusten, aunque solo sea un poquito, y ahí empezó lo complicado. La teoría es lógica, pero ahora había que ponerla en práctica.
   Ordenas todos los pasos a seguir, uno a uno, para que no se olvide nada, coges el archivo........, lo conviertes en......., lo subes a....., cliqueas en......, copias la......., pegas en la pestaña......., etc........ Y después de hacer todo perfectamente, ya relajado le das a OK, y justo en ese momento te sale un mensaje en inglés, del cual lo único que entiendes es la palabra ERROR.
   Desesperado, lo vuelves a intentar, así una y otra vez con el mismo resultado.
   Sales a dar una vuelta para despejarte un rato, y según caminas ves un cartel: CIBER. Te asomas por curiosidad, y ves con desesperación a una serie de pequeñajos, que no levantan un palmo del suelo, frente a la pantalla, con tres páginas abiertas, al mismo tiempo que chatean y mandan enlaces a sus amigotes. En ese momento solo piensas: zote más que zote, y tu primer impulso es acercarte a uno de ellos y preguntarle tus dudas, pero te das la vuelta, vuelves a casa, y lo intentas de nuevo.
   Cuando por fin se te enciende la bombilla... coño es insertar, al fin conseguido, y el segundo ya es coser y cantar, el tercero, cuarto, y de repente en el quinto (problema) error nº 6. ¿Qué error es ese? ¿Qué he hecho ahora mal? por si acaso a empezar de cero, y al final lo consigues, y te sientes aliviado.
   Lo bueno de todo esto, es, que luego cuando alguien te pregunta.- ¿cómo subiste los temas? tu respondes.- nada es sencillo, y le vuelves a repetir la teoría que a ti te dieron los que te ayudaron, porque era cierta, pero con un tono orgulloso de saber hacerlo, tono que te durará poco tiempo, quizás mañana, quieras hacer algo distinto como es natural, tendrás que volver a comerte el coco, preguntar y desesperarte de nuevo.
   Bueno, peor sería conformarse con lo poco que uno sabe, y mucho peor no tener a quien preguntar.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Muchos no están

      Como es natural, aquí faltan no muchos, muchisimos seres queridos, la perreria, falta de tiempo, no tener montado ni un piano en casa.  Me ha hecho ir dejando pasar el tiempo. 
      A ver si me pongo pronto, y comienzo a componer el seres queridos 2, mientras tanto solo os queda esperar.

10.- Hipótesis

       HIPÓTESIS, el que mas trabajo me costó componer, no por su estructura musical, si no por lo que quería expresar, lo hice para quien compuso la nana para mi hija Raquel, no es ni más ni menos que una fábula, de un bosque en la que los animales son sus propios amigos y enemigos, y la discusión entre ellos es su propia vida. Me hubiese gustado que el final fuese distinto, pero en la vida no siempre hay quien sepa valorar las segundas oportunidades.



9.- Alquimia

    ALQUIMIA, hay una persona a la que siempre he tenido en mi altar personal desde niño, esa persona es mi hermano Pablo, queda claro que para mí son iguales mis tres hermanos, pero Este, tiene una luz especial, tal vez por ello, en un momento de su vida intentó estudiar algo de lo que quiere decir la palabra alquimia, como premio aquí tiene su laboratorio



8.- Afilador

     AFILADOR, mi cuñado Pedro tenía una tienda donde vendía y afilaba cuchillos, siempre le ha encantado la música de orquesta con metales, y el flamenco, pero esto segundo era mucho arroz para tan poco pollo, por lo que se tendrá que conformar con un Mambo.


7.- Danzarina

    DANZARINA, en un Vals para Antonia y Lázaro, (mis suegros), con todo el cariño que se merecen de mi parte, es como una inyección de alegría a una pareja que le ha encantado bailar.





6.- Verbena

     VERBENA, este pasodoble recrea el mundo de los músicos que se ganan la vida por los pueblos de España. Para mí, está claro que no podía pensar en otra persona, que en mi Padre, Aniceto Torrijos, que no solamente es un gran Saxofonista, si no que además fue el que me enseño todo sobre la verbena que es esta vida, protegiéndome en todo momento, mientras estuvo a mi lado por esos pueblos de Cuenca de fiesta en fiesta, y como no a mi Madre Juanita, esa persona que debido a nuestra profesión, pasaba grandes temporadas esperando que la puerta se abriese por nuestra vuelta, y mirando al techo cada vez que se cerraba tras nuestra partida, con el temor de la carretera




5.- Ave Maria

    AVE MARIA, es una obra corta para piano, un rezo a la Virgen de la Soledad, una plegaria a nuestra Señora, por ese motivo me dispuse a ponerle letra el 20/07/01, para completarla.



Este Vídeo cuenta con 10 segundos de espera..

4.- Cara de luna

     CARA DE LUNA, este tema lo compuse como no, para Ana, con toda la ternura y cariño que da ver a tu pareja cuando se le empieza redondear la cara y a llenársele de luz, como si fuera una luna llena a consecuencia de su embarazo.     la letra se la hice, el 06/06/01. Todo es poco para compensar todo lo que ella ha hecho y seguirá haciendo por nosotros.

3.- Infancia

         INFANCIA, esta pensado en un principio para todos los pequeñajos, pero el 22/07/01. le puse letra, y en ella intente expresar los sentimientos de una pareja el día del nacimiento de su bebé, al ver que su retoño iba a ser especial por falta de oxigeno en el cerebro, todos esos casos tendrán un desenlace diferente, pero por desgracia, casi ninguno dejará de ser un niño especial.

2.- Flautagua

     FLAUTAGUA, lo hice pensando en Lucía, y el frescor que trajo a nuestras vidas con su nacimiento, nunca le llegué a hacer ninguna letra, pues el mejor sonido de voz que puede tener es la gota de agua que se escucha de vez en cuando.

1.-Nana para raquel

     Estos temas, los compuse entre Octubre de 1999 y Mayo de 2000, a consecuencia de NANA PARA RAQUEL, una letra  para mi hija, y a la cual me dispuse a poner música.

      Después de este tema seguí haciendo melodías musicales para el resto de seres queridos.


lunes, 17 de mayo de 2010

Cosas que pasan

    Como es normal, en este blog, no se necesita tarjeta de visita para entrar, tan solo no tener otra cosa que hacer en ese momento y hacer un clic en su título.     Me gustaría que alguien, por primera vez, comprase un libro, y que ese ejemplar fuese el principio de una gran amistad entre él y la lectura, base indispensable para formar el alma y la mente.
    Después de leer el blog de mi hermano mayor, me he puesto a reflexionar, como cualquiera de vosotros hace normalmente cuando lee algo que sin entender de ello, le llega, y lo vuelve a leer, interesándose en lo que quiere comunicar el autor con ese texto, que te atrae a un tema que nunca había sido de tu incumbencia, y que no tiene visos de seguir siéndolo a partir de ahora.
    Tal vez, no tiene porque establecer nada, que sea diferente de una sucesión de datos, pero ahí está la diferencia, en la información que ha ido adquiriendo con el paso del tiempo la persona que lee, se informa y plantea la cuestión con la objetividad como base de su opinión, la cual puede ser más o menos compartida, pero siempre definida en un tiempo preciso.
    Luego he vuelto a este y me he dado cuenta que hoy en día solo hay una fotografía, (la virgen de la Soledad) que ni siquiera sé de donde la he sacado, por su puesto y después de darle las gracias a su anónimo autor, y pensar en que dentro de poco tengo que empezar a publicar los temas musicales que compuse para el álbum (seres queridos) me he quedado un ratito mirándola y por primera vez me he empezado a hacer preguntas sobre ella. Hace tiempo este corazón incauto, se abalanzó sobre las teclas de un piano creyendo en ella, ¿cómo madre de dios?, ¿como una señora afligida por la muerte de su hijo? , no sé, tal vez, como una imagen que siempre me ha inspirado algo, y ahora me empieza a picar la curiosidad y no tengo ninguna respuesta, así que mañana si me acuerdo, buscaré, para conocer quien la hizo, en qué año, por el encargo de quien, y después para mi seguirá siendo la misma, pero podré decir que la conozco un poco más.
    Siempre me ha pasado lo mismo con todo incluso hay temas que después de oírlos, aprenderlos, tocarlos y volverme a olvidar de ellos, nunca he sabido sus orígenes ni tampoco su intérprete, tan solo mi opinión se ha basado en: me gusta o no. sin condicionamientos de ningún otro tipo, y así se ha ido pasando el tiempo y mi conformismo, ha ido dejando a un lado los nombres y datos que forman el envoltorito, por si eso fuera poco también ha colaborado mi falta de memoria., y después de los años solo recuerdo a un cantautor que escuchaba junto a mi hermano Pablo, él, era José Larralde, y su canción “cosas que pasan”.

sábado, 15 de mayo de 2010

Recortes

      Hay que ver de lo que se entera uno cuando escucha hablar a otros, que tienen una información pública, pero nadie le presta atención, porque a los grandes no les interesa que se le dé bombo, y menos en estos momentos tan difíciles para la economía de muchos hogares de clase media, ya que para los de clase baja son difíciles todos los momentos.
   Ahora con los recortes que el gobierno ha anunciado para los funcionarios, ellos hablan (en privado) sobre cosas ilógicas, lo deberían sacar en los medios de comunicación para que la gente se diera cuenta de cómo está la historia, pero ellos sabrán porque no lo hacen.
   Un funcionario le comentaba a unas personas, que había personas a las que se les hacía un 40% de retención, a él le estaban reteniendo el 24%, y sin embargo a los políticos solo se le retenía el 4%, que eso era intolerable. (Los datos son +/-)
   En otro grupito hablaban de las cotizaciones necesarias para la jubilación. Cualquier trabajador tiene que cotizar 15 años para tener derecho al 100% y depende su importe de los últimos años, pues bien los diputados y senadores con estar 7 años en su puesto, es decir ni siquiera dos legislaturas completas, ya tienen derecho total a una jubilación y esta sumada a la que le corresponda por su vida profesional, que seguro que no es la no contributiva.
   Todo esto viene porque hay que bajar el déficit, pues bien, otro grupito estaba comentando el valor de ciertas obras, el arquitecto había hecho un proyecto presupuestado a la alza, para no tener que retocarlo demasiado, la obra se adjudicó a una empresa por el doble del valor, y al final por imprevistos hubo que resolver con una partida nueva de otro tanto, con lo que las arcas públicas pagaron cuatro veces su valor y según comentaban en un par de años tendrían que efectuar reparaciones, ya que algunas cosas quedaron medio hechas para que estuviese terminada el día establecido para su inauguración, y por su tono esto era una cosa normal.
   Está claro que yo no entiendo nada de política, y que solo puedo dar mi opinión (con la incultura como base) sobre cosas que he oído, sin poder demostrar que son ciertas, pero tanto miedo hay para que tantos callen, de ellos depende que la opinión pública los apoye, o que sigamos pensando que (ellos al fin, tienen el sueldo fijo toda la vida) que es lo que nos cuentan.

jueves, 13 de mayo de 2010

Hasta las pelotas

  Estamos artos en esta sociedad, de oír noticias referentes a abusos a menores, últimamente además, realizadas para más inri por miembros relacionados con la iglesia, de los cuales por suerte podemos empezar a hablar, aunque moleste en ciertos ámbitos, creo que demasiados.
   Acabo de leer una noticia en el periódico local: Dos religiosos en Córdoba, acusados de abusos y maltrato a menores en un colegio para discapacitados.
   Como podéis comprender la impotencia e indignación ha sido mayúscula, y lo primero que he hecho, ha sido poner este comentario a la noticia: Espero no saber nunca lo que se siente cuando alguien abusa de un hijo “normal” pero si además no puede defenderse ni acusar a nadie por su discapacidad no se. Vayan o no detrás de un hábito, los tenían que dejar un rato a solas con el padre, a esos no le haría falta penitencia después de confesarse.        Fdo. Padre de un discapacitado.
   Después de un rato, he vuelto a la noticia, para ver si había algún otro comentario, y como casi siempre sorpresa, el moderador de (La opinión de Zamora) no había publicado nada, por no desconfiar he puesto otro comentario en una noticia de Zapatero (no hace falta aclarar a quien me refiero), en cinco minutos estaba publicada, y la otra nada de nada.
   Ya me paso cuando hace tiempo escribí una opinión sobre Mayor Oreja, y otra sobre Aznar. Nada de nada.
    En parte, fue una de las razones por las que abrí este blog, sé que me leerá menos gente, pero publicaré mi opinión cuando y como quiera, por su puesto intentando no faltar nunca el respeto a nadie, la educación no tiene por qué estar reñida con la crítica.
   Lo próximo (por entretenimiento) es averiguar quién es el moderador de turno, lo mismo me encuentro con que lo ha puesto a dedo algún gerifalte canónigo de esta ciudad, y si es así, por lo menos lo entenderé, aunque no comparta su excesiva lealtad.

P.D. Os dais cuenta de que el titulo de un blog, casi siempre tiene razón.

Músicos y Danzantes

       Por la mitad norte de este país, debido a su clima, todo está dispuesto para comenzar oficialmente la campaña de verano. A partir del 15 de Mayo, se empieza a actuar al aire libre, ya se ven los pueblos engalanados para celebrar san Isidro, sirviendo como pistoletazo de salida a verbenas populares, teatros, juegos infantiles y cualquier tipo de demostración folclórica.     Todo el mundo que se dedica al espectáculo en estos menesteres, han pasado los primeros meses del año reformando, reparando, ensayando, poniendo a punto la maquinaria, para que los engranajes del evento esté perfectamente calibrados, verdaderos artistas cada uno en su labor.
    Siempre (por desgracia) se han efectuado cambios estructurales, y las orquestas que solo hacen la temporada alta, están a punto de realizar la prueba real, en donde la valoración se determina por una serie de factores muy amplio, y de donde puede resultar satisfactorio o nefasto todo el trabajo, dependiendo de quién te vaya a ver y su criterio.
    Ahí, es donde entramos en acción los Músicos y danzantes, gente que siempre hemos estado al pie del cañón, sustituyendo los títulos por experiencia, los estudios de grabación por los trucos del directo, dejándonos la piel en la carretera, y valorando la música de verbena para que la gente se divierta con ella y disfrute con su familia y amigos en las fiestas de su localidad.
    El equilibrio de los componentes es primordial a la hora de la comparación calidad precio, si no es así, las cuentas no salen. Nada tiene que ser superior al resto, la cuestión no es que se note que alguien o algo es buenísimo, lo importante en muchos casos está en que no se noten las deficiencias que por presupuesto (normalmente) tiene el espectáculo.
    Sobre todo hay que tener en cuenta que se trabaja para un público, que aunque a veces parezca distante y distraído, es quien va a dar su opinión a la hora de hacer un balance de todos los días que las fiestas duren, y de eso puede depender que al año siguiente vuelvas o no. En ese punto hay que defender y valorar la labor de los animadores, personas que tal vez no sean unos instrumentistas o cantantes excelentes (hay muchos que si), pero saben en cada momento como echarle morro y meterse en el bolsillo a la gente, animándolos a colaborar, distrayendo su atención en esos temas que por falta de tiempo están cogidos con pinzas, salvando situaciones imprevisibles, y dando tiempo incluso a subsanar averías de las que nunca estamos libres.
     Ya empieza la temporada, de estos meses dependerá si se come en el invierno, o nos vemos obligados a silbar para distraer el hambre. Animo Músicos y Danzantes, vuestro público espera.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Cuentos y Fábulas

          Los animales nos intentan enseñar aquello que deseamos aprender, o mejor dicho, los humanos convertimos a los animales en actores para lograr la atención de quien no quiere escuchar una charla de adulto, normalmente aburrida y prepotente.
      Se le dan mil vueltas a las frases, con la intención de que el oyente se confié; para distraer su consciencia, a veces incluso cambiamos la voz, dependiendo del tipo de animal, para determinar quién es el bueno y quién el malo, aunque después de un par de ellas no hace falta, los actores siempre tienen la misma condición.
    Todo aquel que es un poco inteligente, o avispado en la vida, resulta que es malo, malísimo, y para ser bueno hay que ser tonto e ignorante.
    Nos intentan inculcar de pequeños, valores inexistentes en un planteamiento racional, ya que al mismo tiempo, nos exigen competitividad con nuestro circulo cercano, obligándonos a ser los mejores cueste lo que cueste, mirando nuestra clasificación antes que la cualificación, sin importar con que moralidad medimos los actos que utilizamos para conseguirlo, y por supuesto, en la carrera hacia la meta solo existe un número el 1.
    En las historias inciertas, siempre termina el más desamparado triunfando en el amor, consiguiendo el tesoro monetario y con él, el reconocimiento de todos, eso sí, de entrada hay que ser pobre, inteligente y bueno al mismo tiempo, y después de lavarse y ponerse ropaje adecuado es el más guapo.
     Los animales sin embargo, no tienen que casarse, ni ser príncipes, nos relatan formas de ingenio diferentes, sería fácil decir: A tu madre la obedeces sí ó sí, pero en cambio nos cuentan eso de los siete cabritillos, y por qué no: No te fíes ni de tu padre, pero se echa mano del cuervo y la zorra. Son ejemplos claros de lo que nos encontraremos en la vida, y luego están las que intentan decirnos que hay que ser buenos, en las que aunque el más pícaro, salga a veces escaldado, no falta algún buenecito que le arregla la situación, pensando que así aprenderá a comportarse debidamente en la próxima ocasión (iluso).
     De todas formas, cada uno es como es y el que nace para tonto, hace canastos, y por mucho agua que les eche, jamás los verá llenos.

lunes, 10 de mayo de 2010

La ultima jornada

         Esperando no ofender a nadie, y desde un punto de vista neutral (no me gusta el futbol), veo a la gente nerviosa, como si su futuro personal estuviese condicionado al resultado de lo que hagan un equipo u otro en 90 minutos sobre el césped.
Por fin hemos hallado la solución a todos nuestros problemas, la crisis económica no existe, ni el paro, solo estamos pendientes de que nuestro equipo se haga con el título de liga, otros hachando las cuentas, no para llegar a fin de mes, si no para ver quien desciende o se mantiene en la categoría.
       La jornada anterior, tomando un café en un bar durante la retrasmisión de los partidos, la confusión era la tónica. Había unos señores que no hacía falta preguntar de que equipo eran por su aspecto, todos uniformados, con camiseta, bufanda, bandera, en fin todos a juego, era lógico que animasen a los suyos, pues no, animaban a otro club, que ni siquiera estaba jugando en ese campo. Claro la cuestión no estaba en que ganase, la historia estaba, en que perdiese su rival más cercano, para acortar distancias en la clasificación.
        Según he oído, todo se decidirá esta semana, tanto por arriba como por abajo, y a partir del domingo,(creo)unos alcanzarán la gloria, otros sentirán el fracaso de los perdedores, y otros aun quedando segundos, se verán humillados por uno o dos de puntos, pasado un tiempo (poco) tendremos que volver a pensar en las cosas terrenales, las que nos condicionan realmente, y mientras tanto, algunos soñarán con algo distinto para la próxima temporada.
        Solo desear que gane o pierda el equipo que sea, al final de un poco de rechifla (que la habrá) todos puedan darse la mano, y seguir siendo amigos, para poder discutir otra vez al año que viene, el otro, y así mientras esto dure.

domingo, 9 de mayo de 2010

Ingrata vocación 3/3

Carta de Carmen
      Hace un rato, aprovechando que toda la familia ya está dormida, y que mañana es domingo, he decidido que era el momento de abrir la misteriosa carta, cuanto antes la lea, antes dejaré cerrado ese capítulo, y el pasado quedará donde tiene que estar.

   Cuando la he cogido en las manos, parecía de terciopelo, es un sobre de los de antes, de esos que van forrados por dentro de papel azul, con cuidado lo he ido abriendo, para no estropearlo, mi intención es guardarla más tarde o no, dependiendo de la importancia de su contenido, o si, aunque solo sea como un recuerdo, en un cajón seguro, es decir donde ha estado estos días, envuelta en un pañuelo para protegerla.

          Se han pasado casi dos horas, la he leído y releído, con tranquilidad, intentando recordar el tono de su voz en cada frase, pero no he logrado conseguirlo, es una pena el no tener un escáner, su caligrafía es preciosa, con esa letra redondilla que aprendíamos de pequeños en el colegio, así que me tocará copiarla.



                                                      ............. a 14 de marzo de 1979


       Estimado amigo;
                          Lo primero es pedirte perdón, por dejar de ir a clase sin avisar, hace hoy ya un año.
                  En ese momento no me atreví, entiende que me sintiese avergonzada y al poco tiempo, conociéndote, sabía que cuando me vieras me ibas a echar la bronca por tonta, de acuerdo me la merezco, pero decidí seguir dejando pasar el tiempo.
           Entiendo que habría sido mejor no contarte nada, no tenía derecho a perturbar tu mente con una confesión tan dura, pero la confianza que me habías demostrado incluso haciéndome comentarios de tus inquietudes de juventud me hizo sincerarme, no te podía ocultar a ti quien era, necesitaba que me conocieras.
       Desde entonces quiero que sepas que cada tarde, toco aquel ejercicio que compusiste, en el que escribiste los números encima de las notas, para indicarme con que dedo debía de pulsar, echo de menos tus clases, también te echo de menos a ti, tu sinceridad, tu amistad, ya que eres el único amigo que he tenido y tu eres muy joven, tienes toda una vida por delante, espero me entiendas, no pretendo atormentarte más de lo que lo hice aquel día, pero te confieso que tengo miedo a sentir algo que hoy no siento, pero no me puedo arriesgar, porque lo pasarías muy mal por mi culpa y eso no te lo mereces.
            Perdóname y recuérdame coma a una alumna que sin ser demasiado lista, cada martes y jueves intentaba que te sintieses orgulloso, porque había aprendido un poco de lo que le intentabas enseñar.

   Estimado amigo, tan solo deseo de todo corazón que seas muy feliz, te lo mereces.
       Gracias por todo y adiós.

P.D. perdona que deje la carta en la tienda para que te la entreguen, es mejor así.

               Está claro que nunca se atrevió a llevarla y la tuvo guardada hasta ahora. Después de leer la carta, me he quedado pensando, reflexionando sobre ella, estaba bloqueado, pero ahora después de copiarla, me doy cuenta que me tenía que haber limitado a ser un profesor de música más, podía haber dejado fuera del “aula”, mi forma de ser agradable, tal vez demasiado personal, pero también pienso que gracias a mi empatía con ellos, muchos, la mayoría, aparte de música, aprendieron a respetar al profesor, que era su amigo, que les echaba la bronca, que cuando hacía falta se quedaba un rato más, para ayudarles en otras cosas, (matemáticas, lengua, problemillas diversos de la edad) aunque esto no fuera de mi incumbencia, pero ante todo los trataba y respetaba como personas, tuvieran la edad que tuvieran, y como consecuencia, ella encontró un amigo que le ha durado toda la vida. En aquel sótano fui payaso, psicólogo, amigo, maestro, confidente, e incluso profesor de música, creo que gracias a ello, mis alumnos aún hoy me siguen apreciando, y lo demuestran cada vez que alguno me ve, muy de tarde en tarde.

       A ti Carmen, solo desearte que allí, donde te encuentres, hayas encontrado la felicidad junto a tu dios, también te lo mereces.

jueves, 6 de mayo de 2010

Un ejipcio en el circo del sol



     Erase una vez un chico llamado Ulises que vivía en Egipto, tenía los brazos muy flexibles. Ulises quería ser uno más del circo, pero como era pequeño no podía.
     Un día vio que el circo llegaba a su ciudad pensó que era su oportunidad. Entonces se convirtió en camello, para poder entrar. En el circo había una domadora llamada Caperucita que se fijo en el camello, y se lo quedó.
   Un día cuando lo estaba montando el camello se convirtió en Ulises otra vez. Caperucita al verlo le dijo que podían llegar a un acuerdo en el circo era un camello para montarlo y cuando salieran se convertía otra vez en persona, Ulises dijo que sí, hacían los dos juntos cosas impresionantes, el camello como tenía las patas muy flexibles pasaba por muchos aros. Pero se hicieron novios tuvieron dos hijos y fueron muy felices.

El primer cuento de Lucía

miércoles, 5 de mayo de 2010

Ingrata vocación 2/3

Casualidad ó Causalidad
     Ayer, me encontraba como casi todas las tardes sentado, aburrido frente al ordenador, mirando las noticias del periódico local, a ver si había algo interesante.
       Una joven, entró en el establecimiento, me levante y ella dijo: .- ¿Carlos?
-¿sí?
          Puso los brazos en jarra y exclamó ¡ya era hora!
   Sin dejarme pronunciar palabra, cruzó los brazos y continuó hablando:
              .- Bueno mira, resulta que hace cosa de un mes, ingresó en el hospital una señora que se llama Carmen, a ver, yo trabajo de enfermera. Es una señora muy simpática, muy agradable, de esas que no dan guerra ninguna, cuando tenemos un rato libre vamos a hacerle algo de compañía, porque apenas nadie va a visitarla. A mí me recuerda mucho a las señoras de mi pueblo, y yo le cuento chismes de los que pasan en el hospital para entretenerla. Es más maja, estamos siempre pendientes de los calmantes, porque ella nunca los pide aunque le duela, dice que por no dar que hacer, vaya tontería si a nosotras no nos cuesta ningún trabajo.
    Bueno mira, resulta, que el otro día, estaba hablado por la tarde con ella y me dijo que si le podía hacer un favor, que resulta que tenía guardada una cosa para un chico, pero que hacía mucho que no lo veía y quería dársela. A lo que vamos, me dijo que trabajabas en una tienda de música y donde estaba, al día siguiente fui hasta allí, pero la tienda ya no existía. Cuando se lo dije por la tarde, me pidió por favor que preguntase por ti, y me animó diciendo que seguro que te encontraba, que era una chica muy lista.
    Bueno, pues al día siguiente volví a la tienda, allí me dijeron, que el dueño anterior, trabajaba ahora en un banco, que preguntase por un tal Andrés.
   Ya era obsesión saber quien eras, ella me ha preguntado todas las tardes. Bueno mira, resulta, que el tal Andrés, me mandó a otra tienda, que es del propietario anterior, que era el que tenia la tienda de música, pero al día siguiente, el viernes, tenía que ir con mi madre al médico, por lo que lo tuve que dejar para el lunes. El sábado, cambiamos el turno, como el lunes estaba de mañanas, al salir por la tarde, me fui a hablar con el señor y le pregunte por ti, me dijo donde trabajabas, pero como se me hacia tarde, no me dio tiempo a pasar, así que hoy me he dicho, de hoy no pasa, y aquí estoy. Es la señora Carmen, está ingresada en la habitación 221 y mañana le diré que al fin te he encontrado.
  Bueno mira, que me voy corriendo, que al final pierdo el autobús, hasta mañana.
       Y sin decir más salió como había entrado. No entendía nada, ni sabia quien podía ser esa tal Carmen.
  Anoche, estaba desvelado con ese misterio, imaginaba de todo, me preguntaba quién podría ser, lo mismo alguna desconocida me había dejado una herencia, o quizás era solo una broma de mal gusto, al final me dormí sin tener ni idea.
     Esta mañana, he tenido que salir a hacer unos recados, coincidiendo que el hospital me quedaba cerca y el coche estaba bien aparcado, he decidido salir de la duda.
    He subido a la segunda planta, y nervioso (por qué no decirlo) me he dirigido al pasillo de las habitaciones para buscar la 221. Cuando he llegado, la puerta estaba abierta, la cama vacía, había un señor sentado en una silla, mirándose las manos temblorosas, mientras sujetaba entre ellas una boina y la cayada.
.- Buenos días. ¿La señora que está ingresada aquí?
    .- Acaba de morir, la han bajado para amortajarla.
.- Perdón no sabía nada, es que mandó, a una enfermera a buscarme y....
(Era como si hubiese esperado que le dijesen que me habían encontrado, para marchar).
    .- ¡Ah!, tu eres Carlos.
.- Si
    .- Yo soy su hermano, toma ha dejado esto para ti.
Cogió de encima de la mesita un viejo sobre y me lo dio. Lo vi tan afligido, que no me atreví a preguntarle, quien era, o de donde y porque me conocía.
.- ¿A qué tanatorio la llevan?
   .- Aquí mismo en la planta baja.
Y me marché sin más, guardé el sobre en el bolso, con la intención de leerlo más tarde, pero la incertidumbre de pensar quien podía ser, me hizo olvidarme por completo.
   A la hora de comer, después de cerrar, he vuelto hasta allí, en esa sala de la planta baja, no conocía a nadie, ninguna cara me era familiar, me he dirigido hasta un cristal, tras el cual estaba su cadáver, se hallaba envuelta con una sábana blanca hasta la cintura,(cosa que no entendí), su cara pálida como la cera y su nariz puntiaguda, las manos cruzadas sobre su pecho, y como siempre, como yo la recordaba, con su escapulario al cuello, y su camisa morada.
   Me he despedido de ella recordando aquella tarde tan lejana, y mientras me dirigía al coche, he cogido la carta entre mis manos pero no he sido capaz de abrirla, al fin y al cavo, ya es tarde, no sé cuando estaré preparado para leerla, pero ya da igual, ni tan siquiera creo que vaya mañana a su entierro, para qué. Ahora solo puedo pensar, que el mismo día en que yo desvelaba su secreto, ella me mando a buscar.